jueves, 22 de abril de 2010

La discordia entre el Cabildo y los Concheros


Pedro Suárez de Deza guardó gran lealtad a Fernando II y Alfonso IX y les prestó grandes servicios. Gran defensor de los derechos de Iglesia del Apóstol Santiago, sostuvo diversos pleitos que ganó a los obispos de Lugo, Tuy y Oporto que se negaban a pagar el Voto de Santiago.

Consiguió que el papa Inocencio III escribiese a los arzobispos de Toledo y Braga, a los obispos de Ourense y León, a los Caballeros de la Orden de Santiago y al monasterio de Celanova para que le abonasen el Voto de Santiago, y que los obispos de Lisboa, Évora y Lamego le reconozcan como metropolitano.


Resolvió la discordia que había entre el cabildo y los concheros, que vendían las conchas como insignias del Apóstol Santiago, ordenando que de las cien tiendas, la Iglesia posea exclusivamente veintiocho, y las setenta y dos restantes las queden los concheros, dando cada conchero por cada tienda un maravedí en las peregrinaciones de Pascua y san Miguel. Consigue del citado Papa la prohibición de conchas falsas o falsificadas bajo pena de excomunión, dado que siendo muy solicitadas había muchos falsificadores por los Caminos de Santiago.

Fuente: José Barros Guede (A Coruña, 21 de abril del 2010) Ecclesia Digital