miércoles, 21 de octubre de 2009

Guardando los cosméticos en una caracola



En nuestra visita al British Musseum encontramos múltiples moluscos que habían desempeñado funciones muy diversas. Sin embargo, uno de los que más nos llamó la atención fue este ejemplar de Tridachna sp. procedente de la ciudad mesopotámica de Sippar y con una cronología aproximada del 700-600 a.C.


Esta gran caracola está decorada con varios personajes en torno a un gran disco decorado, asi como motivos florales, en lo que parece una ofrenda. Pues bien, este molusco parece que procedía del comercio con la región de Fenicia y que su utilidad era, nada más y nada menos, que la de un contenedor de cosméticos.


Un ejemplo más de la importancia de los moluscos en las sociedades del pasado, más allá de su uso alimenticio.