viernes, 23 de noviembre de 2012

Ni un pez por la Borda

Devido a una ley de la Unión Europea, los pescadores se ven obligados a tirar más de la mitad del pescado que capturan.
Las razones de descartar pescado son varias, pero, entre éstas, está la normativa de la UE que señala cuántas piezas de cada especie se pueden capturar. Cuando esta cuota se agota, los pescadores deben deshacerse de las capturas en la mar.
En otras ocasiones, los descartes se deben a que los animales capturados no han alcanzado la talla de madurez mínima que la normativa exige. También puede ser porque se emplean métodos de pesca no selectivos, así pues las especies no objetivo o no comerciales capturadas se devuelven al mar, muertas o con muy pocas posibilidades de sobrevivir.
En julio del año pasado, la Comisión Europea recomendó una prohibición de estas prácticas, pero la ley tardará años en aplicarse y puede no recoger estas recomendaciones. Estas medidas provocan que se vuelvan a arrojar al mar, ya muertos hasta un 42% de los peces que pescan en pesca de arrastre, mientras que en la pesca artesanal este porcentaje baja hasta un 3%, según un estudio de 2011.
 
Ya en el siglo XIV las crónicas hablan de miles de sardinas tiradas debido al exceso de capturas y la aplicación de técnicas pesqueras muy agresivas con el medio marino, varios siglos después esas mismas crónicas se alarmaban porque la sardina no llegaba a las costas de Galicia. Algo similar sucedía con la merluza, que pasó de pescarse en el interior de las rías a tener que ir cada vez más lejos a capturarlas. Hoy en día nos creemos que somos el culmen de la civilización humana, pero cometemos los mismos errores que aquellos a los que consideramos técnicamente, culturalmente y moralmente inferiores. En estos tiempos en lo que todo se mide por valances económimos y se cuestiona el valor de disciplinas científicas como la histórica, precisamente precisamente esta  es la que nos enseña los "toques de atención" que nos ha dado la naturaleza, la sociedad, la economía... para corregir nuestro comportamiento y mantener el equilibrio del planeta.
Por este motivo desde Arqueomalacología queremos apoyar la campaña "Ni un pez por la borda", para lo que os dejamos el enlace a una página donde podeis firmar para intentar cambiar estas leyes absurdas.