viernes, 23 de septiembre de 2011

Leyendo conchas

Es especialista en leer en las conchas de los caracoles. La investigadora canaria Yurena Yanes ha establecido una metodología pionera para extraer de sus caparazones (fósiles y actuales) información paleoambiental y paleobiológica de interés en el estudio del cambio climático. PublicidadLleva más de una década investigando en laboratorios nacionales e internacionales. De una humilde concha de caracol la doctora en Biología Yurena Yanes (Güímar, 1978) es capaz sacar una información tan fascinante como útil. Esta joven científica del Archipiélago, que trabaja en el Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra, en Granada, perteneciente al Centro Superior de Investigaciones Científicas, ha establecido una metodología de trabajo pionera que «permite optimizar la información que podemos extraer de las conchas de estos moluscos de manera cuantitativa con el uso de múltiples disciplinas y tecnologías punteras, hasta la fecha poco utilizadas en Canarias», señaló a este periódico. Los caracoles, por tanto, añade, «pueden utilizarse como bioindicadores climáticos y ecológicos del ecosistema ya que registran las condiciones ambientales del hábitat donde viven».



El yacimiento arqueológico de la Cueva de El Tendal, en La Palma, asegura, «presenta una acumulación de conchas de moluscos marinos espectacular, con una continuidad temporal de hasta 1.000 años». Este material, resalta, «supone una fuente de información paleoambiental muy relevante, ya que con su estudio podremos reconstruir las condiciones climáticas con las que vivió la población aborigen de La Palma».

Fuente: Canarias7