sábado, 28 de agosto de 2010

"Concha" Mihrab de Córdoba II


Como ya sabeis, hace unos dos meses realizamos una entrada sobre el mihrab de la Mezquita de Córdoba. Pues bien, las fotos que poníamos (muy buenas la verdad) eran de la página artencordoba.com ("cuya intención es explicar y poner en valor el patrimonio artístico y cultural de Córdoba, mostrarlo al exterior y compartirlo con todos aquellos que lo deseen"), y nos han pedido que las retiremos porque no tenemos permiso para utilizarlas. Desde arqueomalacología queremos pedir perdon si alguien se ha sentido ofendido, robado o se le ha faltado el respeto... Arqueomalacología es un blog sin ánimo de lucro que lo único que pretende es acercar la arqueomalacología a profesionales y aficionados "explicando y poniendo en valor el patrimonio y la cultura que rodean al hombre y los moluscos, mostrarlo y compartirlo". Ahora os ponemos un pequeño articulo que tienen colgado en el Instituto Cervantes sobre los aspéctos artísticos del mihrab:

La zona del mihrab es la más emblemática de la ampliación de al-Hakam II. Lógicamente dada su importancia simbólica debe ser la zona más rica de toda la mezquita. Desde este punto se dirige la oración y frente a él se dispone la macsura o lugar reservado al califa y su séquito. Además, junto al mihrab se encuentra la Sala del Tesoro o Bayt al-mal, la puerta del sabat o pasadizo que comunica con el alcázar califal y, por supuesto, el almimbar o púlpito desde el cual se realizará la jutba, o sermón del viernes, a la comunidad.

La fachada del mihrab y la cúpula que le precede al mihrab constituyen la parte más preciosa del edificio, ante la exuberancia ornamental que aquí se concentra, gracias al espectacular despliegue de mosaicos, cerámica, celosías, placas de mármol talladas con máxima exquisitez, pantallas de arcos entrecruzados, pinturas, etcétera. A esto hay que sumar la alternancia cromática de los soportes y la delicada talla de los elementos arquitectónicos (pilastras, capiteles, arcos, cornisas, impostas o molduras). En cuanto a los motivos más repetidos, están las bellas inscripciones, los motivos vegetales —más o menos naturalistas, más o menos abstractos—, así como las diferentes composiciones geométricas.

El gran arco de herradura que da acceso al mihrab apoya sobre cuatro columnas, provistas de sus basas y bellos capiteles, que pertenecieron al mihrab realizado en el siglo IX por ‘Abd al-Rahman II en su ampliación. Estas piezas fueron intencionadamente conservadas por al-Hakam II para ser después instaladas donde hoy se encuentran, de ahí su carácter desproporcionado respecto a todo el conjunto.

El mihrab propiamente dicho presenta planta heptagonal y se cubre por una bóveda octogonal de yeso que reproduce una gran concha. De nuevo debeseñalarse la riqueza decorativa de este espacio, sus inscripciones, sus mármoles, etcétera.

Este recinto, que supera los tres metros tanto en profundidad como en anchura, es único por su tipología en la arquitectura conservada de los primeros siglos del arte
islámico, pues ninguna de las importantes mezquitas de Damasco, Jerusalén o Qayrawan presentan un mihrab tan monumental como el cordobés (en todas ellas se reduce a un simple nicho). Gracias a las excavaciones realizadas por Félix Hernández, sabemos que la solución adoptada en la ampliación de al-Hakam II tuvo un precedente (en planta al menos) en el anterior mihrab de la Mezquita de Córdoba, aunque de menores dimensiones, realizado por ‘Abd al-Rahman II.