miércoles, 30 de junio de 2010

El acantilado rojo

El Canal D'en Martí (Ibiza) está repleto de leyendas. Se cuenta que el canal fue abierto en la roca por los fenicios para reparar en él los barcos. Aunque historiadores como Antoni Ferrer Abarzuza recuerdan que tal hecho no está documentado y consideran que más bien se trata de una formación geológica natural. Lo que sí es cierto, relata este experto, es que en la playa conocida como el Canal d'en Martí se encontró hace unos años un horno de la época romana para hacer tinte púrpura utilizando caracoles marinos llamados murex. Resulta que dos especies (la murex brandaris y murex trunculus) de estos moluscos de colores vistosos se usaban para hacer la llamada púrpura real, un tinte que se empleaba en las prendas que usaba la realeza.

Fuente: elpaís.com