lunes, 27 de agosto de 2012

Concheros y Represión

Tras la prospección intensiva de los barracones del campo de concentración de Castuera, a comienzos de la semana pasada planteamos varios sondeos de 3 x 4 m en la zona conocida como“Villaverde”: supuesta ampliación del campo de concentración hacia el sur, sin apenas estructuras -tan sólo las cocinas y los cuatro barracones de confinados-y en donde -según testimonios orales- los presos estarían al raso o en precarias tiendas de campaña.
En base a los resultados de la intervención de 2010 centrados sólo en la parte Norte del predio (sondeos en la zanja perimetral y en la zanja de las letrinas) y animados por el principio de que pese a su cercanía cada uno de los sondeos arrojó un tipo diferencial de basura (e información), los objetivos de este año pasan por conocer la funcionalidad de otros sectores del campo de concentración.
Con la esperanza de encontrar basura específica de cada una de estas estructuras escasamente conocidas, por el momento hemos planteado tres sondeos en la zanja perimetral Este de la ampliación meridional del campo o “Villaverde”. En concreto, dos a la altura de las cocinas (ZPCO 01 y ZPCO 02) y un tercero en línea con los barracones de confinados (ZPBC 01).
Ya desde el comienzo hay un dato de comparación con los sondeos del 2010: el número de objetos por sondeo (de basura) es muy inferior con respecto a los de la zanja perimetral norte y la zanja de las letrinas paralela a aquella. Pese a ello, entre los escasos restos documentados destacan algunos por su novedad: en ZPCO 01 ha aparecido una concentración de conchas de moluscos -un auténtico conchero- y muy pocas latas. Ello contrasta radicalmente con la basura de los sondeos del sector Norte, con cientos de latas de sardinas y atún, muestra de la pobre y monótona dieta de los presos. Es pensable, por tanto, que en esta cocina se estuviera cocinando también para los “perpetradores”: los vigilantes y jefe del campo, auténticos privilegiados en este contexto de castigo y miseria.
Por otro lado ZPCO 02 revela que, mientras que la zona originaria del campo (zona de barracones) estaba delimitada por una zanja perimetral con doble línea de alambrada sobre piquetas metálicas, en “Villaverde” la precariedad se hiciera patente puesto que las alambradas habrían sido amarradas a postes de madera, clavados a cada metro. Finalmente, cantidad de restos de uralita encontrados en el fondo de este sondeo seguramente procedan de la cubierta de la inmediata cocina. 
Entrada original: Xurxo Ayán, Blog Arqueología de la Guerra Civil Española