lunes, 21 de marzo de 2011

Moluscos en el Benidorm de hace 15.000 años


Los últimos trabajos de los científicos constatan que en el abrigo de la Cantera de Sierra Helada se hallan los restos de presencia humana más antiguos de la Marina Baixa: todo un laboratorio para conocer cómo era la vida en el Mediterráneo a finales de la última glaciación.
Los trabajos de campo realizados en el yacimiento, que han contado con la colaboración de la Universidad de Valencia y que han incluido muestras de sedimentos y análisis de materiales orgánicos y de paleobotánica, han permitido también hallar restos de especies de flora extinguidos en la actualidad, como el pino negral, que en la era del Pleistoceno se distribuyó por la mayor parte del área mediterránea y que integraba los bosques en Sierra Helada. También se han detectado huellas de animales que eran cazados por aquellos pobladores como caballos salvajes y uros (así mismo desaparecidos), ciervos o cabras montesas.
"Hablamos de unos hábitats muy diversos que dan testimonio de la gran riqueza ecológica que albergaba Sierra Helada durante esa era", añadió Fernández, quien también explicó que se han localizado restos de fauna menor como conejos o moluscos terrestres -caracoles- que también servían para el abastecimiento humano.
También se han hallado restos de sílex, utilizados según Llinares para "realizar cortes muy finos de manjares de la época como el tuétano de los huesos". Ahora bien, el concejal de Patrimonio reveló que "la perla de la excavación quizás sea una pequeña concha marina que servía de adorno para las mujeres" y que demostraría que durante aquella era "ya existía una preocupación estética". Esa concha llevaba aparejado un trabajo manual, ya que aparece limada en su parte posterior y cuenta con perforaciones. También se han encontrado otros adornos de la época con semejante finalidad.

Fuente: diarioinformacion.com