viernes, 6 de marzo de 2009

Fernández Gil y Casal, 1916


Una de las primeras referencias a moluscos en los yacimientos arqueológicos de Galicia es la realizada en 1916 por Fernández Gil y Casal. Dicho autor documenta restos de moluscos formando 3 niveles estratigráficos compuestos por tierra y conchas en un terraplén del Castro de San Cristóbal (Vilagarcía de Arousa, Pontevedra). En un momento en el que este tipo de restos no se tienen en consideración a la hora de realizar los pertinentes estudios arqueológicos, se limitará a mencionar su presencia:


En los primeros meses del año 1905, con motivo de un movimiento de tierras efectuado en uno de los dichos terraplenes, aparecieron unas sepulturas que pudimos explorar después de no pocas dificultades, siendo lo más interesante de ellas, á nuestro entender, después de los enterramientos, los numerosos fragmentos de cerámica, pertenecientes á tres épocas distintas y separadas por otras tantas capas de tierra, y conchas de marisco, ostras en especial, correspondiendo los enterramientos á la capa superior y siguiente” (Fernández Gil y Casal, 1916: 38).


El mismo autor habla también de la presencia de ostras en el Castro d’a Bouza, formando un depósito de más de cinco metros de extensión y medio de profundidad. La importancia que presenta este depósito para el autor es su lejanía con la costa, ya que se encuentra a un kilómetro de la misma (Fernández Gil y Casal, 1916).


FERNÁNDEZ GIL Y CASAL, F. (1916): “Apuntes arqueológicos”. Boletín de la Academia de la Historia, Tomo LXVIII: 29-46.